Inspiración o copia

Actualmente los avances en las nuevas tecnologías marcan las tendencias en el diseño y el arte. Las nuevas opciones que trae “Photoshop” con cada nueva versión, abren un nuevo abanico en cuanto a crear nuevos diseños con los que sorprender al mercado, por ejemplo.

Claro está, que esas nuevas funciones van creando tendencias que fácilmente observamos los consumidores. Colores, sombreados, difuminados que se repiten en las distintas campañas publicitarias y sitios web.

Pero, ¿hasta qué punto se sigue una tendencia o es directamente una copia?.

La tendencia suele ser una idea, un concepto que se orienta en determinada dirección y que termina derivando en el surgimiento de una nueva corriente artística. Así pues, el minimalismo es: corriente artística que utiliza elementos mínimos y básicos, como colores puros, formas geométricas simples, tejidos naturales, lenguaje sencillo, etc. O el impresionismo es: corriente pictórica del siglo XIX que representa su objeto según la impresión que la luz produce a la vista, y no de acuerdo con la supuesta realidad objetiva.

Mientras que la copia es la imitación de una obra ajena, con la pretensión de que parezca la original.

¿Quién me protege si alguien copia mi obra?.

En principio, la ley de Propiedad Intelectual parece estar hecha para discográficas y estudios de cine, dado el gran número de referencias que se hacen al “pirateo”. Termino demasiado coloquial para una ley, a mi entender.
Aún así, en el Código penal se especifica en el artículo 270 de la Ley Orgánica 15/2003, de 25 de noviembre.

Será castigado con la pena de prisión de seis meses a dos años y multa de 12 a 14 meses quien, con ánimo de lucro y en perjuicio de tercero, reproduzca, plagie, distribuya o comunique públicamente, en todo o en parte, una obra literaria, artística o científica, o su transformación, interpretación o ejecución artística fijada en cualquier tipo de soporte o comunicada a través de cualquier medio, sin la autorización de los titulares de los correspondientes derechos de propiedad intelectual o de sus cesionarios.

Aunque suponemos el largo camino que hay que recorrer para demostrar que tu obra ha sido plagiada.

Bebo Valdés

Bebo Valdés falleció ayer, 22 de marzo de 2013, en Suecia. Uno de los mejores músicos cubanos: pianista, compositor, arreglista y director de orquesta. Referente del jazz afrocubano que ganó el premio Grammy por El Arte del Sabor junto a Cachao y Patato Valdés.

Aquí os dejamos una de las canciones, tocada junto a su hijo Chucho Valdés.

En España se dio a conocer principalmente por el disco Lágrimas negras que grabó junto a Diego el Cigala, con el que también ganó un Grammy, y que fue producido por Fernando Trueba con el que anteriormente ya había grabado dos documentales musicales.

Wikipedia – Bebo Valdés

No hay producto

Recientemente he visto la presentación de la PS4 y lo más llamativo ha sido que no había PS4 para presentar. Un mando, algunas especificaciones y varios juegos sí se mostraron, pero dejan un regusto algo extraño al no poder contemplar como será la próxima consola de SONY.

¿La intención que se oculta tras esta presentación?, pues supongo que será una forma de atraer la atención del consumidor, que será alimentada con un goteo de informaciones para intentar combatir el anuncio de la nueva Xbox, o simulacro de anuncio, nunca se sabe.

Las novedades que se han anunciado no son nada del otro mundo; más potencia, más social, más de lo mismo. Anunciar que la próxima consola va a ser más potente debería ser algo anecdótico, una pincelada dentro de las novedades de un producto continuista. Y el tema de lo social… ya no puedes hacer nada que no sea objeto de Tweet.

Y parece que nos estamos acostumbrando al no hay producto. Google ha estado varios meses sin stock de su Nexus 4. Y este caso, a mi juicio, es bastante más grave que un simple vaporware, ya que al poner de forma real a la venta un producto del que no se tienen suficientes unidades fabricadas y ni se piensa en hacerlas, paraliza a usuarios la potencial compra de otros terminales. Porque siendo serios, el problema de stock del Nexus 4 solo atiende a dos razones: o ha sido una táctica de competencia, que calificaría de desleal, o un grave problema con LG que no ha salido a la luz.

Y es que no hay peor manera de publicitar o vender un producto que sin el susodicho en cuestión. Un claro ejemplo son las presentaciones de Apple, en las que siempre se muestra el dispositivo y se manipula, además de mostrar sus funcionalidades.

Espero que el futuro nos depare más revisiones de productos que rumores en lo que viene siendo una nueva prensa rosa.

¿Qué le pasa a mi nube?

Cada vez utilizamos más aplicaciones y webs que sincronizan nuestros datos con un servidor para poder dar servicio desde distintos dispositivos y que todos ellos dispongan de la última información actualizada. Esta necesidad se debe al incremento de dispositivos móviles y la mejora de acceso a internet mediante redes 3G.

Pero en algunas ocasiones observamos que el funcionamiento de nuestra aplicación o web no es el correcto y no sabemos el motivo. Aunque siempre tendemos a pensar que es nuestro ordenador o el terminal móvil el que falla y que con un reinicio se solucionará el problema. No siempre es así.

Tras la pantalla táctil de nuestro smartphone o el LCD de nuestro sobremesa hay todo un mundo de redes, servidores, software, etc. Una infraestructura que muchos no pueden ni llegar a imaginar debido a su extensión en lo físico y lo humano.

Por eso mismo, las grandes compañías que tienen servicios que se sirven a través de internet ofrecen una forma para saber el estado de éstos. El medio por el que pueden comunicarlo va desde una web con el desglose de los distintos servicios y su estado, un blog en el que se va comunicando cualquier tipo de incidencia o en la cuenta de Twitter en la que inmediatamente se publica cualquier anomalía que afecte al normal comportamiento del servicio.

Aquí os dejamos algunas “páginas de estado” que os pueden ser de utilidad:

Apple

Google

Foursquare

Live de Microsoft

Twitter

[Actualizado]

Amazon Web Services